Lubricantes naturales para una mejor relación sexual

Los lubricantes son ampliamente utilizados en la vida sexual de muchas parejas, ya sea por motivos de necesidad -por ejemplo, sequedad vaginal-, como por puro placer –pueden utilizarlo para los juegos previos-. El problema es que existen lubricantes en el mercado que, por su composición química, pueden dar alergia en la zona genital. Es por esta razón que te recomendamos lubricantes naturales para tus relaciones.

Lubricantes naturales.

Existen lubricantes a la venta que únicamente incluyen elementos naturales, aunque también podemos hacer nuestro propio lubricante. Podemos buscar en las etiquetas que el lubricante contenga aloe vera, aceite de vitamina E, manteca de cacao, té verde, vaselina, aceite de coco, manteca de karité, aceite de oliva o de almendras, o utilizar alguno de estos elementos por nosotros mismos, juntos o por separado.

Existen muchas posibilidades de aceites que sirven como lubricantes naturales, aunque son menos conocidos, como el aceite de jojoba, el de semilla de uva, el de espino amarillo, y el de canola, especial para aquellos que estén buscando concebir.

Preservativos y Lubricantes:

Debemos tener especial cuidado con los aceites, ya que no son compatibles con los preservativos de látex, por lo que debemos buscar otro método anticonceptivo o preservativos sin látex -por ejemplo, a base de silicona-, que también existen, aunque son más difíciles de conseguir.

Un lubricante natural apto para los preservativos es la glicerina, así como también la mantequilla de mango, aunque ésta es bastante rara y tal vez tengamos dificultades para comprarla. Si queremos concebir, también puede ayudarnos como lubricante la clara de huevo -siempre y cuando mantengamos una correcta higiene después-. Esto se debe a que la clara de huevo tiene una consistencia similar al moco cervical.

Yogurt:

Otra opción son los yogures naturales sin azúcar y probióticos, a menudo usados para tratar infecciones por hongos, que tienen la ventaja de proteger la flora vaginal del cambio brusco entre el pH de la vagina y el semen.

Otro punto a favor de los lubricantes naturales es que no interfiere con los espermatozoides, cosa que muchas veces sí sucede con los lubricantes químicos, lo que hace más difícil el quedar embarazada.

Manteca:

Una receta de lubricante natural consiste en cuatro cucharaditas de manteca y una taza de agua. Debemos mezclar y calentar sin utilizar recipientes ni cucharas metálicas hasta que se disuelva bien. Dejamos enfriar y lo colocamos en una botella con pulverizador.

El aceite de coco, la estrella de los lubricantes naturales.

lubricantes naturales

El aceite de coco es probablemente uno de los lubricantes naturales más usados, desbancando al antiguo aceite de oliva. Este es sólido a temperatura ambiente, pero se licúa con un poco de calor corporal.

Es el preferido ya que es fácil de aplicar, huele y sabe bien y es bastante duradero. También es fácil de conseguir y bastante económico.

Genera una capa más gruesa que otros lubricantes, por lo que es especialmente utilizado por las mujeres menopáusicas y postmenopausia y las mujeres con mayor sensibilidad vulvovaginal.

Además, es un aceite de cadena corta que se absorbe rápidamente por el cuerpo, reduciendo el desorden post sexo y las preocupaciones sobre los problemas de salud derivados de los restos de aceite en el cuerpo.

Fuente: http://www.imujer.com/