Lo que no sabías del orégano

El orégano es una hierba que, usualmente seca, es muy usada en cocina. Probablemente acompaña muchas de tus comidas: desde tu sofrito hasta tu pizza. Pero hoy te queremos contar que, además tener un sabor muy rico, tiene excelentes propiedades para tu organismo que te harán elegirlo una y mil veces.

  • Poderoso antiinflamatorio: Ideal para distintas glándulas inflamadas, reumatismos y hasta para los molestos dolores durante el período de las mujeres. Una infusión de hojas de orégano secas te hará sentir en pocos minutos mucho mejor. ¿Cómo hacerlo? Simple, sólo pon aproximadamente una cucharadita de orégano en una taza y llénala con agua caliente y dale unos minutos, luego cuélalo -para que cueste menos tomarlo- y tómalo tibio. En pocos minutos te sentirás más aliviada. Recuerda que si lo que deseas aliviar es más permanente sería bueno que crees una rutina diaria que incluya tomar al menos 2 tazas diarias de esta infusión de orégano.

orégano

  • Efectivo antibacteriano: Usándo aceite esencial de orégano podrás frenar el acné de la piel y también problemas de hongos o incluso caspa. Agrega unas gotitas a tu shampoo o crema habitual e irás notando la diferencia con los días. Además es un excelente desinfectante y cicatrizante de heridas: para este caso el aceite también es la fórmula más efectiva.
  • Super antioxidante: Unas hojas de orégano frescas tiene tantos antioxidantes que una manzana verde entera ¡en serio!. También muy rico en antioxidantes de fitoquímicos flavonoides y ácidos fenólicos.  Y como si fuera poco, el orégano es una de las mayores fuentes del mundo de un poderoso componente del fenol: Timol. El timol es ideal para mejorar la función digestiva y también para destruir microbios nocivos.

¡Seguro que ahora lo comerás con más ganas y pensarás en usarlo en las formas que te contamos! En general tiene casi una nula toxicidad así que es muy difícil consumirlo en exceso, sólo no está recomendado -en altas dosis- para las embarazadas ya que estimula las paredes uterinas. Recuerda que si tienes dudas, siempre es mejor consultarlo con tu médico para evitar complicaciones.

Fuentes: ¿Sabías que?, Botanical Online, Ella Sabe y Cocina Salud.